21 de septiembre de 2006

Formentera 18.09.06 - 20.09.06 (21.septiembre.06)

Formentera es el paraíso. Es difícil encontrar una palabra mejor para definirlo.
He estado allí con Sil durante estos tres días, recorriendo la isla en moto, disfrutando de sus playas, caminando entre sus árboles, sorteando las sargantanas, viendo sus casas y bañándome en esas aguas cristalinas y bajo el sol radiante.
El viaje ha salido un poco más caro de lo que esperábamos, pero ha valido la pena. Salimos de Palma en el fast ferry de Balearia, a las 8 de la mañana, llegando a Ibiza a las 10. Allí desayunamos y tomamos el barquito que lleva a Formentera, que cuesta unos 20 euros ida y vuelta para residentes en Baleares, y te permiten la vuelta libre, así que ya compramos todo junto, para regresar 3 días después. Estábamos en Formentera a las 13. El barquito te deja en el puerto de la Sabina. Allí mismo está el hostal donde nos quedamos. Se llama Can Micalet, y lo lleva un hombre mayor que sólo es amable (y no demasiado) cuando llegas y le sueltas el dinero... Pero aun así os lo recomiendo. El sitio es muy tranquilo, y como so digo, lo mejor es que está ahí mismo, en el puerto de la Sabina. El teléfono del lugar es: 971 322049. Nos costaba 20 euros por persona y por noche. Las habitaciones son de dos, aunque con unas camitas minúsculas. El baño es compartido.
En el mismo puerto de la Sabina cogimos la moto, que se puede encontrar desde unos 18 euros el día, aunque varía según el rent a car o la moto que se coja. No recomiendo coger una bici a nadie, pues la isla es pequeña, pero no tanto como para hacerla en bici, a no ser que se disponga de mucho tiempo, y el plan sea ese específicamente, que también podría estar bien. Lo mismo con el coche: la isla es muy pequeña para coger un coche. La moto es ideal, y casi no hay tráfico.
No cogimos la moto hasta el segundo día, y el primero pasamos la tarde en la playa de Illetes, al lado de la Sabina. Una playa muy bonita, suuuuper limpia, más aun teniendo en cuenta que está al lado de un puerto. Allí había un barco varado, que podéis ver en las fotos. Era impresionante, durante aquella tarde estuvieron con una lancha intentando sacarlo de la orilla, pero no lo consiguieron, y cuando nos íbamos dos días después, allí seguía. Una verdadera pena. Un barco precioso...
Al día siguiente, ya motorizados, fuimos dirección sur. Visitamos Cala Saona, aunque no nos quedamos. Es una playa muy bonita, pequeñita, pero llena de guiris. Nosotros buscábamos algún sitio alejado, y eso no era. Aunque la playa está muy bien. También os la muestro en las fotos. Allí había unos embarcaderos muy bonitos.
Seguimos al sur, esta vez huyendo de guiris y turistas varios, perdiéndonos por el Camí de sa Punta Rassa, pero no nos llevó a ninguna playa, sino a unos acantilados impresionantes. También os lo enseño en las fotos.
Ya abajo, en la punta sur, en el Cap de Barbaria, nos detuvimos a ver las vistas impresionantes del horizonte desde allá arriba. El faro que corona los acantilados, os lo muestro también en las fotos.
Subimos por la costa este y nos metimos, otra vez a la aventura, por el Camí de sa Parra, y esta vez tampoco encontramos ninguna playita. Al final, fuimos a Sant Francesc a comer, y después regresamos al sur, por el Camí de Migjorn, el único de los caminejos que nos llevó a algún buen sitio. El camino termina en esa playa larguísima que recorre toda la costa sur del istmo de la isla. Es una playa impresionante. Su nombre es Es Mal Pas. No había casi gente, y los pocos que habían estaban desnudos...jojojo. Un agua... Por allí encontré una antigua torre, que me atrevo a decir que era romana, aunque en realidad no tengo ni idea. Su nombre es Torre d'es Català.
Esa noche cenamos en un chiringuito junto a la playa que estaba muy bien. Su nombre era Pelayo. Lo podréis encontrar al final del Camí de Migjorn, junto a un restaurante que se llama Sol y Luna, del cual no os puedo decir nada, porque de hecho, ni lo vi. El chiringuito este, Pelayo, esta super bien, se come muy bien, es barato, y te atienden fenomenal. Para cenar ahí, junto a la playa, esta genial. Al fuego de las antorchas, bajo un tejado improvisado con ramas de palmera y al son de Bob Marley... Pienso volver.
Al día siguiente, y último, fuimos al este de la isla. Directamente enfilamos a la Punta d'es Far, donde está el Far de sa Mola, que os muestro también en las fotos. Tras ver los acantilados, decidimos regresar a el Pilar de la Mola, y perdernos por un caminito que se llama Camí d'es Monestir, y por el cual no os recomiendo aventuraros a ninguno, pues no lleva a ningún sitio.
De ahí nos dirigimos a Es Caló de Sant Agustí. Muy bonito, pero la poca playa que hay estaba llena de gente. Al final terminamos en la playa de Migjorn otra vez, a la altura de Es Valencians. Antes pasamos por el Castellum Romà, unas ruinas de un castillo que debió ser bonito hace unos 1500 años, pero que ahora no mostraba más que la estructura de sus murallas alzándose a unos escasos centímetros del suelo.
De ahí el regreso. A las 19.45 salía el barquito de vuelta a Ibiza, y allí ya cenamos, muertísimos de cansancio, y el Ferry de Balearia, llegando a las 7 de la mañana del día 21 a Palma, tan cansados que nos hemos perdido la despedida de una amiga importante...
Este viaje ha sido increíble, y pienso repetirlo el año que viene y todos los años que pueda... Esa isla, Formentera, es el paraíso, sin nada que envidiarle al Caribe o a cualquier postal de aguas cristalinas y arenas blancas...
Para ver algunas fotos del viaje en la entrada real del Cuaderno de Bitácora, pincha en el siguiente enlace:

Cuaderno de Bitácora: Formentera 18.09.06 - 20.09.06
Darka.

1 comentarios:

Anonymous dijo...

Hi, i was looking over your blog and didn't
quite find what I was looking for. I'm looking for
different ways to earn money... I did find this though...
a place where you can make some nice extra cash secret shopping.
I made over $900 last month having fun!
make extra money

Publicar un comentario