3 de agosto de 2014

La Caldera de Taburiente: Karak-Athor

Hola a tod@s!

Vengo tras 2 semanas de intenso trabajo, pero también con algo de vacaciones. He estado dando varios cursos de Escritura Creativa y Publicación Digital. Primero en Adeje (sur de Tenerife; podéis ver la nota de prensa aquí) y después en la isla de La Palma. Ha sido genial! Creo que los asistentes disfrutaron, aprendieron y escribieron, y de eso se trataba! Yo he disfrutado mucho también. Ha sido la primera vez que hablaba de mí mismo como escritor en público, pensé que me costaría más, pero me sentí muy cómodo explicando cómo escribía, y ayudando a otros a  hacerlo.
Además, he conocido a mucha gente, algunos muy buenos escritores, espero preservar a alguno de ellos.

Pero es que además, he podido visitar La Palma, la última de las Islas Canarias que me quedaba por conocer. Y me ha encantado. Es una isla preciosa, que se ha ganado el pseudónimo de la Isla Bonita. Allí, vengo a contaros, estuve en la ciudad enana de Karak-Athor.

Les contaba a mis "alumnos" del curso que cuando una idea te viene, hay que domarla, como dice Víctor J. Sanz. No sabes de dónde vienen, pero surgen, y te llenan la cabeza de imágenes para narrar y describir. Yo venía trabajando en la ciudad de Karak-Athor, pues es uno de los lugares por los que pasa Saphiroth, uno de los protagonistas de La Rosa de los Vientos, en cuya escritura ando inmenso, como sabéis. Ya había escrito el capítulo en que el brujo llegaba a la ciudad, y se maravillaba, pues estaba construida en el interior del cráter de un volcán. Yo imaginaba que se hallaba en un cráter similar al del Volcán San Antonio, en el sur de la isla, pero cuando visité la Caldera de Taburiente pude verla. El cráter que forma la caldera es inmenso, e impresionante. Antaño fue una enorme montaña, que tras estallar, derrumbarse y erosionarse, ha terminado en aquella forma. Yo sabía que me iba a gustar, pero lo que vi allí no tiene parangón. De hecho, me sorprende que no se encuentre entre las 7 Maravillas Naturales del Mundo. Y estando allí, en un lugar tan majestuoso, vi la ciudad de Karak-Athor.

La primera vez que nombré a Karak-Athor en mis notas, escritos o mapas, fue... difícil saberlo: calculo que en torno al año 1999. Pero en aquel momento no supe nada más que su situación y que era una de las grandes ciudades de los Reinos Enanos. Se halla al sur de las Montañas del Anochecer, a poca distancia del Bosque Encantado de Loth Darien. Recientemente, escribiendo las Crónicas de la Guerra de los Mil Años, supe de ella, pues cobra cierta relevanca. Durante esta época, los enanos se ocultaron de nuevo en la montaña, y dejaron la ciudad desolada, olvidada por siglos en el interior del enorme cráter. Pero en torno al Siglo I antes del Calendario Occidental, las alimañas la conquistaron, arrebatándosela a los enanos desde el subsuelo. La ciudad no sería reconquistada hasta el año 237, tras la llamada Batalla de Karak-Athor, más de un siglo después de que el Rey Único regresará con los enanos a la suerficie. Entonces, no supe por qué la ciudad había sido tan difícil de reconquistar, pero ahora lo sé. La ciudad fue construida en la ladera del cráter, donde surgían los incontables túneles enanos que perforaban la falda del volcán. Incontables edificios de roca negra colgaban formando un laberinto de calles verticales que descendían hasta el valle que formaba el volcán, donde se encuentra el árbol sagrado. El cráter formaba una muralla natural, y con los pasos que lo remontaban anegados, y el cañón que lo cerraba bien defendido, debieron reconquistarla desde el subsuelo.

Ahora que estoy escribiendo sobre ella para La Rosa de los Vientos, he sabido que se halla construida en el interior de uno de los incintables cráteres que recorren las Montañas del Anochecer. Pero una vez he visitado la Caldera de Tabueriente, he terminado por darle forma. La ciudad es mucho más inmensa de lo que yo imaginaba.

Voy a tener que reescribir el capítulo en que Saphiroth visita Karak-Athor, para describir la ciudad como la veo ahora. Ya lo leeréis cuando sea el momento paropiado.
Espero más adelante hacer un monográfico sobre Karak-Athor, con su debido mapa,  pues estoy haciéndolos de todas las ciudades por donde el brujo pasa. Ya os hablaré de Torres Silian, que ya tengo sus mapas hechos (desde que se puso la primera piedra en la forma de una granja, hasta la gran urbe que fue después (con 7 cortes temporales!!).

Espero que os haya gustado mi visión de Karak-Athor al visitar la Caldera de Taburiente.
Os recomiendo su visita!!
Saludos!





¡Si te ha gustado, compártelo!
¡Y no te olvides de comentar!

2 comentarios:

Jose Baena dijo...

Sabes que mi luna de miel fue en un hotel de la costa Adeje de Tenerife. Jaja.
Cambiando de tema me alegra que hayas visitado uno de los lugares que te han servido de inspiración para tus escritos. Ahora, los mejorarás, cosa que agradadeceremos cuando los leamos. Tienes un estilo que yo encasillaria entre la escritura de Tolkien, y la fantasía de Tim Burton y Terry Jones.

Chris J. Peake dijo...

jajaja, Muchas gracias por el alago. No me habían comparado con Burton, pero ahora que lo haces, veo similitudes entre mi obra y la suya. Aunque sería difícil alcanzar su capacidad visual, primero por razones técnicas obvias, y segundo, porque Burton es Burton.

Saludos compañero! Y gracias por pasar por aquí!
me alegra que te haya gustado la visión de Karak-Athor!
Chris.

Publicar un comentario